Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

En defensa del olivar y de las personas del campo jiennense

El marco de la nueva PAC aprobada en Europa por el PP y PSOE

El Gobierno y las comunidades autónomas, salvo Andalucía, acaban de aprobar el reparto estatal que le corresponde a España (unos 47.000 millones de € para el período 2014-2020), como consecuencia de la reforma de la PAC. Esta reforma, aprobada en Europa por el PP y por el PSOE, cuyo último escalón ha sido el reparto de las ayudas, no es buena para el campo. Izquierda Unida, que ha visto rechazadas sus propuestas, ha planteado un nuevo modelo agroganadero alternativo. Señalamos los errores e insuficiencias de la nueva Política Agraria Comunitaria (PAC):

1. Disminución del Presupuesto de la PAC en el período aludido en un 12% aproximadamente en euros constantes, por no actualizarse las ayudas con la subida de los constes (luz, gasoil, abonos, etc.).

2. El sistema de ayudas asociadas no cumple el objetivo esencial de estos apoyos, que es atender a sectores en peligro de abandono o especialmente perjudicados por la reforma. Tengamos en cuenta que, poco a poco, están desmantelando la preferencia comunitaria y los mecanismos públicos de intervención para garantizar precios mínimos de rentabilidad. Nos referimos a intervención, almacenamiento público, limitación del beneficio entre los diferentes agentes de la cadena alimentaria, precios mínimos…). Son importantísimos estos mecanismos en momentos de debilidad, como ahora, de los precios frente al poder de las grandes multinacionales.

3. La política agraria no contiene una regulación de mayor acoplamiento de las ayudas a la producción, más bien al contrario, pues el modelo general es la ayuda por hectárea. Adolece también de la inclusión de aspectos centrales y criterios socioeconómicos para la percepción de ayudas, como la cantidad y calidad del empleo generado o profundizar en la sostenibilidad y el aspecto medioambiental de manera ambiciosa y no superficial.

4. La Política Agraria Común actual no es capaz de cumplir uno de los principales objetivos para los que fue creada: estabilizar las rentas de los agricultores ante una importante pérdida de potencial productivo agrario con la desaparición de explotaciones y agricultores en toda Europa. En los últimos 10 años el índice de precios a la producción final agraria se ha incrementado un 2%, mientras los costes lo han hecho en un 20%. Las rentas agrícolas han tenido en este período una evolución desastrosa: en 2012, la renta agrícola ha sido un 61% inferior a la media de los salarios en la Unión Europea (27 países).

5. No hay modulación o progresividad real en las ayudas, pues continúan recibiendo más dinero los más ricos, no habiéndose aceptado el techo máximo de recepción ni la disminución progresiva, dejando este apartado en una pírrica reducción del 5% a los receptores que reciban más de 150.000 euros.

6. No se incluyen en la PAC a los empleados agrícolas ‘jornaleros’ que pueda poner fin a la precariedad y discriminación laboral que sufren estos trabajadores. Tampoco se ha conseguido una apuesta firme por la seguridad alimentaria a través de cláusulas de protección de la producción frente a las importaciones.

Disminución de las ayudas para Andalucía y Jaén

El Gobierno y el PP mienten cuando dicen que Andalucía y Jaén no van a perder ni un solo euro. A tenor de los datos que se conocen de lo distribuido hasta ahora, la Junta de Andalucía ha cuantificado una pérdida de 418 millones de € respecto al marco anterior (160 millones menos de ayudas acopladas, 211 millones de Fondos de Desarrollo Rural y otros 47 millones de € adicionales para el desarrollo rural). La actividad agrícola y ganadera que se desarrolla en Andalucía ocupa una superficie que ronda los 5 millones de hectáreas (el 55% de la superficie de Andalucía) y es la base de la economía de más de 750 municipios.

La pérdida anual en la provincia de Jaén es de 27,5 millones de € anuales. Tengamos en cuenta lo que supone este nuevo recorte en una de las provincias españolas con más altas tasas de paro, menores salarios y menor renta por habitante.

El ministro de Agricultura, Arias Cañete, no ha querido tener en cuenta al olivar de montaña y de baja producción en el Fondo de Solidaridad (pagos asociados), que habría supuesto aminorar estas pérdidas y compensar a este olivar de altos costes y baja rentabilidad. Andalucía cuenta con 440.000 hectáreas de ese olivar, de las cuales 140.000 se sitúan en Jaén.

Aún falta por conocer los criterios utilizados para establecer las comarcas agrarias. Falta saber las nuevas hectáreas adicionales que han entrado hasta el 2013 y que antes no tenían ayudas, para saber la cantidad de la ayuda media de cada región geográfica donde se engloban las comarcas y superficies de ayudas casi semejantes, que es lo que le corresponderá a cada uno cobrar a partir de Octubre de 2015 en la región que le asignen. En cualquier caso, y en el mejor de los supuestos, el resultado no evitará las pérdidas comentadas anteriormente, más bien lo contrario, si no lo evitamos.

El PP está haciendo una “declaración de guerra” a nuestra provincia, metiéndonos la mano en la cartera y robándonos el futuro, lo que significa que tenemos un nuevo motivo para que Jaén intensifique sus movilizaciones para defender nuestros intereses.

El PCA hace un llamamiento, a los sectores del campo jienense, a los cooperativistas, a los trabajadores y trabajadoras, sindicatos, etc. a hacer un frente para luchar por los intereses de los agricultores y ganaderos jienenses, especialmente de los más débiles y vulnerables para que no se publique en el BOE esta reforma, tal y como está actualmente.